CENTRO VIRTUAL DE INFORMACIÓN DE LOS USUARIOS DE MOTOCICLETAS YAMAHA STAR DE ARGENTINA E HABLA HISPANA
 
ÍndiceSitios RecomendadosConectarseRegistrarse

Comparte | 
 

 Imperdible relato de un viaje en moto por Bolivia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Motorius*

avatar


MensajeTema: Imperdible relato de un viaje en moto por Bolivia   Vie Abr 22, 2011 5:58 pm

Como después de todo soy un rebelde Motoquero . Estoy organizando mi próxima travesía en moto y como corresponde a mi categoría de revoltoso, esta de ninguna manera tiene como objetivo disfrutar el Sheraton de Salta, Mar del Plata, Mendoza o las Sierras Cordobesas, Bariloche, el sur y ni tan siquiera Jujuy o Misiones: Estoy planeado ir a conocer con mi Star la Latinoamérica profunda, pobre y rural que se representa en mi imaginación ubicada en el selvático Chaco Boliviano.

Conozco gente de La Plata que ha ido en motos custom a Santa Cruz de la Sierra (la parte más poblada y rica de Bolivia ubicada al este de la nación) y probablemente con alguno de ellos emprenda mi viaje a fin de año.

Toda esta explicación viene al caso para presentarles este apasionante relato de un viajero en moto que he encontrado mientras recopilaba info para mi viaje y que a pesar de no tenga como secundario a una Star, sino a una Honda, creo vale la pena que conozcan.
Parte de lo increíble de esta odisea es que insólitamente es debida a que este muchacho intentó atravesar Bolivia por un camino totalmente equivocado (lo quiso hacer por el oeste): Sinceramente no puedo entender en qué estaba pensando al pretender hacer algo así o como alguien no le advirtió que por ese camino y en esa época del año era un disparate scratch , pero bueuhhh.

Basta decir que yo lo haré como corresponde Laughing que es saliendo por Salvador Maza (Salta), ingresando por Pocitos y transcurriendo por la cómoda, y ahora prácticamente asfaltada en su totalidad, ruta 9 que atraviesa las orientales y algo más civilizadas Tarija-Chuquisaca- Santa Cruz y Beni.

Ahora si entonces al relato me remito, espero que lo disfruten:



Domingo 13 de abril de 2008
Primer intento, cruce de Bolivia



Salí el Martes 4 de marzo del 2008 en dirección norte, aburrido de la monotonía de mi vida, ayudado también por algunas traiciones y desengaños...

En mi apuro por irme partí en lo que tenia una Hondita Bross 125 con 500 kms.
Había visto relatos de viajes en Yamahas 125 hasta en scooters!
Lo que yo no sabia es que la ruta que iba a seguir no existía, casi la tuve que hacer.
Lo primero que empaque fueron mis tranquilizantes, menos la moto, el resto del equipaje era prescindible.
Agarre unas remeras, medias, zapatillas y por suerte decidí poner una campera, pensé que no la iba a necesitar.
Ante la duda que solo llegara hasta Unicenter y me volviera despache mi moto por expreso a Jujuy, ya no había vuelta atrás.
Tengo un diario de este viaje por lo menos hasta la frontera Bolivia Brasil donde deje de escribir, pero no voy a dar más detalles, al menos en este blog, es muy largo. solo lo voy a usar como ayuda memoria



Este mapa muestra mi ruta, la elegí porque mi destino final era las costas del caribe y esta era al parecer la ruta más directa. Trate de recopilar info en la net del tramo La Paz - Guayaramerin en la frontera norte con Brasil pero no pude encontrar nada excepto tramos la Paz-Coroico en la llamada ruta de la muerte
Esa ruta realmente se extiende hasta Caranavi.



Todos los viajes en moto que pude encontrar hacia el caribe o desde allá hasta aquí fueron por la costa Atlantica de Brasil o si es por el Pacifico se llega hasta La paz y se cruza a Perú por lo que seria la Panamericana. Seguir más allá de la Paz en época de lluvia es como querer atravesar el Tapon de Darien en Colombia-Panamá

Ya en Jujuy a 200 kms de San Salvador hice mi primer parada en Tilcara, un pueblo hermoso autóctono y moderno. Pernocte ahi.

Al día siguiente empezaron mis problemas con la moto, fallaba, no superaba los 60 km/h igual cualquier velocidad era demasiada para admirar el paisaje



El frió se fue haciendo más intenso y yo ni siquiera con guantes, no entendía era principios de Marzo y acababa de cruzar el Trópico de Capricornio, por que tanto frio?!



Un cartel más adelante me contesto esa pregunta y también el porque la moto fallaba.



Si ya se, suena medio ignorante, pero no lo sabia! Como ya dije este viaje no fue muy planeado.
La moto se apunaba, eso me dejo más tranquilo, descarte algún desperfecto.

Al mediodía llegue a la Quiaca, no la recorrí, pero lo que vi. no me gusto, tome un café y fui directamente a la frontera, dos horas más tarde estaba en Bolivia, eran las 16 hora Argentina y las 14 en Bolivia, cambie U$100 en Villazon me dieron 744 Bolivianos. Al preguntar en que pueblo podía pasar la noche nadie me dio Villazon como opción,

-Sigue a Tupiza



Ok, seguí, me asusto el ripio (iluso era lo mejor que iba a ver en muchos kms) tenia miedo que una piedra tajeara las cubiertas

Asi comenzaba el camino Villazon-Tupiza
Para mi decepción Tupiza era muy diferente a Tilcara, era un pequeño pueblo pobre. Pare en un hotel por 40 bolivianos.

7.40 , sin poder conseguir un café con leche, partí para Potosí pasando primero por Cotagaita, el camino era ripio, poco de barro, curva, contra curva, estaba bueno pero con las horas era cansador, esperaba que Cotagaita tuviese un lugar donde descansar o al menos desayunar



No pude conseguir un café con leche! ni nada caliente! Seguí a Potosi. Asfalto!! sii volvió el asfalto. Falsa alarma fueron solo 10 kms. Ripio y barro solo unos pocos kms antes de llegar a Potosi volvió el asfalto.

A medida que me acercaba a Potosi la moto funcionaba peor, el frió era insoportable, me puse el traje de lluvia arriba de todo. (En Tupiza conseguí unos guantes muy NO RESPETO REGLAMENTO pero algo es algo)

La moto no podía andar tan mal! frene, limpie el filtro, saque la bujía por si se habían pasado de aceite, nada! seguía igual no podía pasar de tercera.

De tanto en tanto se me cruzaban estos arrieros (no se como llamarlos) con sus llamas o sus cabras y me hacían más placentero el viaje





Necesitaba algo caliente urgente, veo una choza de barro que decía restaurante. Frene en busca de mi café, entre no había nadie, serian las 16 hs, después de un rato se asoma una mujer, le dije

-Un cafe con leche, por favor.
-Me miro como si le estuviese pidiendo caviar ruso, sonrió y me contesto
-Almuercito?
-No, Cafe o te

-Almuercito?

-Noo Cafe!!

-Ahh solo almuercito...



Me subí y seguí. Me estaba quedando sin nafta, de tanto en tanto veía gente caminado con los típicos atuendo Bolivianos no se a donde irían o vendrían, supongo que seria gente que vivía en las casas de barro que de a rato aparecían al costado del camino.

Era imposible preguntarles algo! Les preguntaba, estación de servicio, gasolina, nafta ... Me miraban y señalaban al norte pero estaba seguro que no entendían o no sabían donde había una estación de servicios.

A duras penas llegue a Potosí, al principio no me pareció linda pero después descubrí algunos encantos.

La entrada a la ciudad era cuesta abajo, muy empinada, cerca de la entrada había un taller de motos, le explique lo que sucedía.-Hay que hacerles unos ajustes al carburador, 30 bolivianos en una hora esta lista.

Se la deje con todo mi equipaje, excepto mi mochila y fui a buscar alojamiento. Termine en el hotel San Marcos por 80 Bs + 7 Bs por la cochera para la moto



Las calles de Potosí son muy angostas y la mayoría no tienen veredas. Es puro subidas y bajadas, ahora entendía a mi pobre moto, yo ni siquiera podía caminar, me faltaba el aire..



Recorrí un poco la ciudad y me gusto, realmente Potosí se merecía un día completo pero me sentía mal, muy fatigado y con dolor de cabeza. Después me entere que Potosi es la ciudad que se encuentra a más altura unos 4100 mts



Fui a retirar la moto, no se que le hizo pero bien valió sus 30 bolivianos.

Dormí muy mal esa noche, me desperté a la 1 de la madrugada totalmente afiebrado, hacia 2 días que estaba tomando frío con la moto. 7.30 estaba arriba, se me partía la cabeza, me puse en movimiento y me hizo sentir mejor.

Tenia muchas dudas acerca hacia donde seguir mi viaje, si la moto seguía fallando el viaje a la Paz iba a ser eterno, hacia el norte estaba todo totalmente inundado, en televisión mostraban como helicópteros argentinos y venezolanos ayudaban a rescatar gente y llevar provisiones a varias poblaciones que habían quedado aisladas.

Las lluvias habían cesado y las aguas estaban bajando pero no tenia idea de como podían estar los caminos que eran de tierra.

La otra opción era ir hasta Sucre y de ahí a Santa Cruz y entrar a Brasil por la frontera Este.

Esta opción era más fácil, no había altiplano, la ruta era llana y eran los mismos kms pero terminaba unos 1600kms más lejos de donde yo quería ir Porto Velho , Brasil.

Como me sentía más animado salí hacia Oruro, unos 320 kms hacia el norte, si la moto se portaba bien seguiría a La Paz sino cambiaba de rumbo a Santa Cruz.

La moto funcionaba bien, la ruta debía ser nueva, estaba perfectamente demarcada.

Esta vez el frío no me agarro de sorpresa, tenia 2 pares de guantes, 2 remeras, 1 buzo una campera y arriba de todo eso el traje de lluvia.

Este trayecto fue el que más pude disfrutar el paisaje, podía manejar relajado y tomar mi tiempo para observar.



Sin sobresaltos llegue a Oruro, trate de no dejarme llevar por la primera impresión y la recorrí bastante buscando un lugar para alojarme, nada me convencía, era todo feo.

Ya eran las 16.30 no había nada para hacer ahí, La paz estaba unos 250 kms pero no quería llegar de noche, encima el cielo se estaba poniendo negro, ya tenia el tanque lleno, encare para La Paz.

La ruta era una perfecta recta en la q a veces el motor rondaba los 80 kms pero mi promedio era de 60 kms/h.

A las 19 hs ya oscureciendo el frío se hizo realmente intenso, no me gustaba nada la idea de llegar a La paz de noche, faltaban 70 kms, vi. un hotel sobre la ruta, seguí unos 500 mts pensando si quedarme o no... di media vuelta y me hospede.

Pague unos 50 bolivianos por una habitación decente.

Otra noche que no dormí bien, tenia un terrible dolor de cabeza.

7.30 estaba limpiando la cadena y lubricándola

En una hora y media llegue a La Paz, contento de no haber llegado de noche, era una caos de combies llevando gente no se hacia donde, ya que era Domingo



No recorrí mucho, pero lo que vi no me gusto, cambie U$ 100 y pedí direcciones en una agencia de viajes.

La chica fue muy atenta y me guió para salir a Coroico por la llamada ruta de la muerte sonrió y dijo - Solo tene cuidado en las curvas, todas las agencias de turismo ofrecían un tour para descender en bicicleta desde La Paz a Coroico.

Pensé que Ruta de la muerte era solo un nombre sensacionalista para el turismo, más tarde me daría cuenta que el nombre era el adecuado.



Había comenzado a llover, compre otro par de guantes y salí de La Paz hacia Coroico. No era el mejor día para agarrar esa ruta.



A la entrada de la ruta inspeccionaban los autos, por estar en moto me dejaron pasar sin pedirme nada, note que miraban debajo de los autos no se si se fijaban en las cubiertas o buscaban droga. La ruta era complicada pero estaba bien delineada. A los 5 minutos de viaje vi como rescataban a un taxi que había volcado y caído unos 15 metros



Le tome un poco más de respeto a la ruta.



Comenzó a llover fuerte, yo tenia mi traje de lluvia pero mis zapatillas y medias estaban empapadas, paro de llover y apareció la neblina mi visibilidad no era de más de 10 mts.



Continué lento porque aparte de la neblina empezó a llover otra vez y las gotas me pegaban en los ojos ya que el visor de mi casco de $60 lo llevaba levantado porque estaba todo rayado. Si ya se, debería haber gastado más en un casco bueno, pero como dije no estaba planeado este viaje!
Seguí viaje en una ruta peligrosa pero predecible.

A las 12.30 pare en unos puestos en el medio de las montañas que ofrecían trucha frita acompañada con arroz papa y chuño que es una papa negra.

Pensé que la peor parte había pasado cuando llegue a la entrada de Coroico que era donde terminaba el asfalto, seguí hacia Caranavi unos 100 kms más. Era ahí donde comenzaba la verdadera ruta de la muerte.



De ahí en más todo cambiaba. Se manejaba por la Izquierda, se adelantaba por la derecha. Esto lo aprendí después de casi comerme un camión de frente. Aunque la señalización era casi nula todos seguían estas reglas, al parecer el único forastero era yo.

En cada curva tenia miedo que venga un idiota como yo del lado equivocado, pero, no, todos sabían como manejar.

Aunque le tenia mucho respeto y precaución nunca se cruzo en mi mente el desbarrancarme. Hasta que tan solo 5 minutos delante mío un autobús con unos 40 pasajeros se desbarranco cayendo unos 40 metros.



Al llegar al lugar los que resultaron relativamente ilesos comenzaron a subir por una pendiente de unos 70 grados así como subían se desplomaban del shock y cansancio. No había nadie por quien esperar, estábamos en el medio de la nada, no podía seguir mi camino, pero tampoco quería bajar.

- Vamos, vamos hay que subir a esa gente! Grito el camionero que venia de frente.

Comencé a bajar, nos agarramos de las ramas de la vegetación que había quedado aplastada por el autobús, no se podía bajar despacio, había que dejarse caer, no terminaba más de bajar, había equipaje ropa esparcidos en una de las caídas me hice un tajo profundo en la mano izquierda que comenzó a sangrar profusamente.

Una muchacha venia subiendo con un bebe, le pregunte si quería que lo subiese,

- No, ve abajo!

Yo no quería bajar más, unos 15 metros antes de llegar al micro había una mujer con las piernas fracturadas, 2 muchachos estaban tratando de ponerla arriba de una frazada. tome uno de los bordes y empezamos a subirla, de a 3 era casi imposible, vino otro más. entre los 4 comenzamos 1,2,3 arriba 1,2,3 arriba! por cada vez que hacíamos eso a los sumo la subíamos 40 centímetros Al pasar los minutos yo me quede literalmente sin fuerzas ni aire, quería vomitar. Otro me reemplazo.

Subí y me desplome, nunca me sentí tan inútil! ya se había agrupado unas personas, dije necesitan hombres allá abajo, aunque sonó muy gay lo mió, yo no podía bajar. Fui a una cascada me lave la herida, cuando volví tenia un muerto al lado de mi moto



Empezaron a detener a cualquiera que pasara para que llevase a los heridos que iban subiendo. Todos estaban en muy mal estado.



Tome mi cámara saque estas fotos, puse en marcha mi moto y me fui. Me sentí mal, si había alguien al pedo que podía quedarse a ayudar en ese lugar era yo, pero me supero la impotencia, no tenia conocimiento ni fuerzas.



Ya no disfrute más el viaje, no era una aventura, era un peligro real. Recién unos 40 minutos adelante vi pasar 2 ambulancias a las que le tomarían 40 minutos más en llegar.

Más adelante la moto se quedo sin tracción, la cadena se había salido, al principio pensé que se había cortado, aunque estaba en el medio de la nada ni me preocupo a lo sumo tendría que esperar que alguien me lleve, pernoctar ahí mismo... que más daba! El accidente me dio otra perspectiva de los problemas.

Volví a colocar la cadena, corrí la rueda hacia atrás y seguí hacia Caranavi.

Pase la noche en Caranavi, un lindo pueblo en las yungas bolivianas, increíblemente había internet. Cuando entre a mi messenger descubrí que algún gracioso Boliviano en la Paz uso mi messenger que habré dejado abierto le propuso sexo a todos mis contactos, les puso no admitir a todos y los elimino, no contento con eso me cambio el idioma del hotmail a árabe o hebreo no entiendo nada, ahora si estaba desconectado del mundo! Ya no me sentía tan mal por haberme ido del accidente! Noo mentira!

Me despertaron unos gallos a las 5.30 de la mañana, a las 7 baje limpie religiosamente la cadena quise desayunar pero a las 8 de la mañana me ofrecieron asado, otra vez salía sin desayunar.

Mi rumbo era Yocumo, un pueblo a unos 200 kms. ahi debía decidir si seguir hacia trinidad o rurrebanaque.

Apenas salí de Caranavi comenzaron otra vez los riscos, no sabia si conducir por la izquierda o derecha, hasta que frene a un taxi y pregunte

-Por 15 kms más conduce normalmente por la derecha, ahí hay un cartel, de ahí en más por la izquierda.

Otra vez me tocaba manejar del lado del precipicio. Comencé manejando tranquilo, pensaba, si me despisto y caigo nadie se entera y tan solo con que me fracture una pierna me seria imposible subir. a los 20 minutos vi el cartel mantenga su izquierda, después de unas 2 horas volví a manejar por la derecha

Comencé a soltarme más, me acostumbre a que la moto derrape en casi todas las curvas, a tomar el barro como venia y dejar que la rueda delantera sola encuentre la huella tome el camino como si estuviera conduciendo un rally igual rara vez mi velocidad superaba los 65 kms/h era imposible distraerse un segundo ya que seguro venia piedra, pozo, curva, barro o camión de frente.

El camino era menos montañoso y más selvático había cascadas y ríos por todos lados.



Yo estaba seguro que el motor no me iba a dejar pero le tenia desconfianza a la transmisión, trataba de manejar parado para ayudar a la suspensión y evitar que se estirara la cadena. Había mucho camino tipo serrucho , tuve que parar más de 5 veces a reacomodar mi equipaje eso me tomaba unos 10 minutos había que desatar todo volverlo a acomodar y atar.

En una de esas tantas paradas note que la chapa patente se había cortado de un lado y le faltaba un milímetro para q se corte del otro, la saque y la guarde, Vi que el motor y las aletas de ventilacion estaban cubiertas de barro, cuando fui a buscar un destornillador del portaherramientas note que este se había zafado y había perdido todas las herramientas! Maldije como nunca. Cuando me voy a subir a la moto se me corta la correa de la mochila, se me estaba rompiendo todo!!!



El cansancio se empezó a sentir, hacia 6 horas que estaba en una eterna pista de motocross, cada vez me paraba menos y la ruta empeoraba más aunque estuve a punto de caerme 100 veces todavía no había tocado el suelo. La ruta no era más ruta, era solo una franja despejada de vegetación surcada por decenas de huellas de camiones en distintas direcciones, algunas de medio metro de profundidad





Lo inevitable paso, en una de esas huella que apenas pasaba el motor con los pedalines la palanca de freno trasero se engancho en algo, volé para el lado derecho, la moto se freno sola dentro del surco. La saque de ahí para evaluar los daños.



El pedal del freno estaba completamente doblado hacia atrás empujando el pedalin hacia arriba, no tenia nada con que hacer palanca para enderezarlo me tome con las manos del portaequipaje y con el pie derecho empujaba el pedal hacia adelante estuve unos 15 minutos haciendo fuerza hasta que pude enderezarlo al menos para que baje el pedalin y poder apoyar el pie.

Bien, ahora estaba en un camino de barro con pendiente hacia abajo y sin frenos, el delantero era un suicidio tocarlo, no suena bien



Pasaron 10 minutos hasta la segunda caída fue similar a la primera pero esta vez caí hacia la izquierda con la moto encima de mi pierna. Apague la moto pero no podía sacar la pierna! El barro estaba tan flojo que la moto me hundió la pierna atrapándola, no me dolía, ni siquiera sentía la presión de la moto, pero increíblemente no podía sacar la pierna!!! Estuve unos 5 minutos revolcándome en el barro hasta que hice espacio y de a poco la pude sacar. Estaba exhausto y cansado.



Después de patear la moto 20 veces arranco, seguí mi camino en primera y segunda. Me tomo casi 8 horas en recorrer 200kms.y llegar a Yocumo.



Busque un taller donde pudieran reparar el freno, esto fue lo mejor que encontré. No me puedo quejar, hicieron un excelente trabajo.



Compre herramientas y soga, me hospede en un respetable hotel por 35 Bolivianos y le di 10 a la chica para que me lave la ropa. (Esa ropa tardo 6 días en secar).



A las 8 de la mañana del día siguiente ya tenia mi moto lista para salir. Creo que la población de gallos supera a la de personas en cada pueblo.

Desde las 5 que no pude dormir más, parecía como que se putearan entre ellos! Primer gallo que se me cruce en el camino lo piso!

En las paredes del hotel había fotos del pueblo de 1940 , el pueblo estaba igual!!!

Rogando que la ruta este mejor salí hacia Rurrebanaque.

Este iba a ser mi panorama por los siguientes 110 kms.



Tarde casi 4 horas en recorrer 110 kms. Menos mal que compre las herramientas a mitad de camino se volvió a salir la cadena y quedo trabada, tuve que sacar el piñón para destrabarla. No quería más problemas con la moto, no quería más barro, quería salir de Bolivia!

En Rurrebanaque me hospede en el hotel Beni por 55 Bolivianos, este pueblo es totalmente distinto a todos los que venia visitando, di un par de vueltas y estaba lleno de turistas, brasileros, holandeses, yankees, israelies, debe haber un aeropuerto, no hay otra forma de llegar acá! Va si, pero tenes que tener cierta enfermedad....

El pueblito esta lindo, al menos tiene pubs y restaurantes ambientados, no son solo una tienda con unas cacerolas en la calle y un tacho de 100 litros donde lavaban la vajilla como venia viendo hasta ahora.

Comí unos tacos con Papas fritas y una coca por 31 bolivianos.



Dormí como un angelito desde las 22 hasta las 7, increíblemente no escuche gallos. Pude desayunar un buen café con leche con tostadas11 increible!!! No me hubiese molestado quedarme unos días allí pero me quiero ir de Bolivia, infructuosamente fui al hospital a aplicarme la vacuna contra la fiebre amarilla.



Salí para Santa Rosa tranquilo 100 kms unas 4 horas de viaje, de ahí en más era el tramo más inhóspito 400 kms de nada que tenia que hacer de un tirón, ya no confiaba en los supuestos pueblos marcados en el mapa.

14.30 Llegue a Santa Rosa, en el mapa estaba marcado como ciudad grande, era un pequeño y triste pueblucho, viaje todo el camino bajo lluvia, la ruta no era fea pero ya estoy super harto del barro, la lluvia y de andar por horas para recorrer 100 kms y llegar a ningún lado.

Apenas llegue busque un mecánico, luego de golpear en varias casas uno se levanto de su hamaca paraguaya y me dijo yo soy el mecánico del pueblo.

-Ok, tengo que cambiarle la transmisión a mi moto
-No hay problema

Esta conversación se llevaba a cabo en la calle de barro bajo la lluvia.

Entro y salio con herramientas a la calle. Al principio dude pero al verlo trabajar me sorprendió no saco ni una herramienta de más, no dudo un instante, sabia perfectamente lo que hacia, un profesional. Tengo que admitir que hasta ahora todos fueron profesionales, solo que las condiciones de trabajo no eran las optimas.



Fui a comprar más soga y di una vuelta por el pueblo. Me sorprendió la plaza. era muy linda para lo que era el pueblo.



Deje mi equipaje listo, al otro día debía partir a las 7 en punto, teni que recorrer de un tiron 400 kms unas 12 horas.

De ahora en más ya no tengo más diario, ya que después de este ultimo tramo que haría daría por terminado el viaje.
Voy a tratar de recordar y resumir este último tramo.

Salí 7 en punto, pase por la gasolinera llene mi tanque y pregunte si más al norte había gasolina.

-No creo porque los camiones no han podido pasar

Aparte de todo mi equipaje tuve que cargar con un bidón de 10 litros.

Apenas salí a la ruta lo que vi me asusto, decenas de camiones volvos varados, enterrados casi un metro en el barro.





Eso era recién la salida. Con las dos piernas abajo empujándome trataba de adelantar metro a metro por los camiones. De atrás de un autobús sale un muchacho y en ingles me pregunta hacia donde me dirigía.

-Riberalta

-me too, estoy en moto, si me esperas vamos juntos

-Ok

Era un sudafricano que vivía en el norte en la frontera con brasil, pertenecía a una iglesia adventista.

Tenia una moto igual a la mía pero azul y con tacos.

Además de la nafta extra llevaba aceite para el motor. Porque había que cruzar dos ríos que tapaban la moto y de seguro habría que cambiarle el aceite al motor.

-No pienso meter la moto tan hondo, con esta moto tengo que llegar a Venezuela o a Argentina!

Partimos juntos, partir era una forma de decir, creo que tardamos más de una hora en recorrer 300 mts, cuando no nos caíamos teníamos que frenar a sacar el barro que se incrustaba en la transmisión y toda la moto, directamente no dejaba girar las ruedas, era como si un escultor hubiera querido hacer un molde de la moto rellenando cada espacio con arcilla. Aunque sabia que no podía explotar porque no había opción, explote, en la ultima caída tire el casco lo patie patie la moto, no podía más era imposible y la idea de desandar el camino ya hecho empezaba a rondar por mi cabeza.

Se acercaron dos conductores de camiones que estaban trabajando con sus picos intentando sacar su camión totalmente enterrado y con total parsimonia me dijeron, - Tranquilo muchacho, despacio un kilómetro más y la ruta mejora, despacio con calma llegas.

Me ayudaron a levantarla moto que pesaba una tonelada y seguí.

Era verdad un kilómetro más adelante la ruta mejoro, lo que significaba que ya podía conducir con las piernas arriba a una velocidad máxima de 10 km/h pero de lo que venia eso era estupendo al menos avanzaba.

El sudafricano estaba en mejor situación, sin equipaje y con tacos tenia cierta ventaja auque no mucha.

Estábamos unidos en la desgracia, nunca me cayo muy bien.



Nos necesitábamos el uno al otro, aparte de los ríos, se habían formado lagunas en el camino. Cada vez que nos topábamos con algo así frenábamos y nos metíamos si no superaba la rodilla cruzábamos con las motos de lo contrario empujábamos cada moto entre los dos, igual se nos hacia difícil.

El único pueblo marcado en el medio del camino era Yata, eran alrededor de las 14 hs cuando llegamos.



Otra vez había manejado 7 horas para recorrer 100 kms y llegar a ningún lado! Esas casa que se ven están inundadas solo levantan la cama en época de lluvia, así viven.



Nos quedaban 4 horas de luz y 300 kms por recorrer. Si bien la ruta mejoro bastante la lluvia era fuerte, se podía andar a una velocidad de 60 km/h pero yo en un ataque revoleé mi casco al medio de la selva y no podia pasar los 50km/h las gotas de lluvian me pegaban fuerte en los ojos.

El Sudafricano se adelanto.
A veces el camino era como un rio a seguir.



A eso de las 19 lo alcanzo al sudafricano, ya estaba oscureciendo, los últimos kms pudimos ir bastante rápido, ya caerme no era opción para mi, no quería más aventuras solo quería llegar a brasil sin quebrarme y con la moto sana, seguimos viaje más tranqué el camino era muy traicionero porque pasaba de estar bien a estar pésimo.

A eso de las 20 hs le dije, que pensas hacer porque vi un par de ranchos que decían alojamiento de vez en cuando, eran pocilgas pero mientras me cubrieran de los mosquitos y la lluvia era suficiente, llevaba 13 horas peleando con ese camino, va en realidad llevaba 14 días y 13 horas peleando con Bolivia!

-Según mis cálculos estamos a 50 kms de Riberalta

-Mm.. sabia q el no quería ir solo y también me había dado cuenta que lo que más le gustaba de Bolivia era que era barato, en otras palabras era un maldito roedor pero no pensé que iba a manejar de noche para ahorrarse 20 bolivianos (9 pesos) que nos podría costar pernoctar en alguna choza que encontremos. -Estas seguro?

-Absolutely, one hour, we get there!

-Vamos, pero tranqui

Eran las 11 de la noche y con cada pozo, cada charco cada susto lo recontra puteaba en vos alta! Ahora si que estaba en el medio de la selva, cuando frenábamos para cruzar algún charco, dejábamos las motos encendidas para que iluminen y nos metíamos, los ruidos de la selva son infinitos se escuchaban al mismo tiempo cientos de sonidos diferentes de animales y yo metido hasta la cintura en el agua.

Riberalta era una ciudad grande y no había ningún signo de estar cerca de ningún lado. Las chozas que se veían de tanto en tanto estaban iluminadas con fuego, no podíamos estar cerca de ninguna ciudad!

- Cuanto falta!

- No idea.

Alrededor de la una de la mañana encontramos la entrada a Riberalata, en cuanto vi. donde estaba el centro le toque bocina y doble, nunca supe su nombre Raton Sudafricanus!

Compre unas galletitas y pare en un hotel sin ventanas, me bañe y me desmaye.

Al otro día no sabia que ponerme, no había corte, herida , ampolla picadura de la cual no me supurara pus.

Faltaban solo 30 kms para la frontera, me puse ropa limpia y sali, no creo que pasaron 10 minutos que estaba tirado en un pozo con el barro chorreándome desde la cabeza, pase ese tramo y la ruta era buena hasta Guayaramerin la frontera!!!!

Puse mi moto en una balsa para cruzar el Rió Mamore que hace de frontera





Llegue a Brasil y casi beso el asfalto.

Muchas veces durante el viaje cuando iba a dormir después de algún día malo me preguntaba, te gustaría despertar mañana en Bs. As? y la respuesta era no

En brasil mientras me dirigía a Porto Velho el mismo día que entre me agarro una tormenta tropical que me acompaño todo el día hasta el hotel. Esa noche la respuesta fue si, quiero despertar en Bs. As!

Creo que fue una respuesta apresurada, sino no tendría una XR 250 en el garaje esperándome para salir.




Fin.

Fuente: http://tato-viaje.blogspot.com


Volver arriba Ir abajo
VIKINGO

avatar


MensajeTema: Re: Imperdible relato de un viaje en moto por Bolivia   Jue Abr 28, 2011 7:48 pm

Impresionante Motorius*!!!!
Realmente un aventurero el muchachón.
Leer estos relatos me dan ganas de salir ya.

________________________________________________
LA MUERTE ESTÁ TAN SEGURA DE VENCER
QUE NOS DA TODA UNA VIDA DE VENTAJA.
Volver arriba Ir abajo
Motorius*

avatar


MensajeTema: Re: Imperdible relato de un viaje en moto por Bolivia   Sáb Abr 30, 2011 4:46 am

Gracias Marce cheers .
La verdad que dude en publicar acá esta epopeya motera por no haber sido realizada sobre una Star y ni siquiera sobre una moto custom. Pero también me pareció la respuesta exacta a una pregunta que me hago desde hace un tiempo: el por qué hay registrados en nuestra pagina compañeros brasileros, chilenos, venezolanos, mexicanos y ningún boliviano. Este relato me dio la pauta precisa de que muchos sectores de nuestro misterioso país vecino (lo de misterioso lo digo porque no abundan los relatos de moteros que hayan atrevido a ir hasta allá) son directamente inabordables en una Star e inclusive en una moto todo terreno.

Marcelo Grimaux comentaba el otro día, ante el relato de un amigo que había ido a esa zona en una Harley junto a otro muchacho más en una Goldwing y la habían pasado de terror, que lo ideal era llegar allá y alquilar una cross 250 para hacer frente a la aventura. Pero esto prueba que ni aun así las cosas pueden resultar sencillas si se deja a la improvisación el recorrido a tomar, la indumentaria y el combustible.

Aún así no puedo dejar de sentir lo mismo que sentís vos al leer relatos maravillosos como este: Una ganas inmensas de subirme a mi Star y encarar directo la ruta en busca del placer de viajar y de descubrir lugares nuevos.

Estas invitado entonces, ya que en Bolivia cerros, montañas, valles y selvas con los cuales deslumbrarse no van a faltar. Eso, si: YO VOY POR ASFALTO (Ruta 9) Laughing .


Ruta 9 - El Palmar - Tarija


Ruta 9 - Gran Chaco


Rio Pilcomayo - Gran Chaco


Gran Chaco


Ruta 9 - Gran Chaco




Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Imperdible relato de un viaje en moto por Bolivia   

Volver arriba Ir abajo
 
Imperdible relato de un viaje en moto por Bolivia
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Viaje en moto por Entre Rios, con amigos/as
» Mi viaje a Tenerife
» VIAJE FIN DE SEMANA
» Trailer-carpa para la moto
» ¡Ayuda: Quiero hacer un viaje largo caminando!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
STAR RIDERS ARGENTINA :: MIS VIAJES-
Cambiar a: